Del campo a Marte: Joven tico va a la NASA para planear viaje al planeta rojo



La Nación, 21 de junio 2018. Bryan Castillo.

Foto: Sebastián está ansioso por llegar a la NASA. Esta foto fue tomada en Indonesia. Foto: Cortesía.

Tiene 18 años y desde los 16 se tuvo que ir a vivir solo para asistir al colegio.

Sebastián Herrera, de 18 años, estudia Física en la Universidad de Costa Rica y tiene en la agenda una misión especial: el próximo 22 de junio viajará a la sede de la NASA en Houston, Texas.

Allí estará hasta el 6 de agosto junto a un grupo de muchachos de todo el mundo que trabajarán en la tarea de organizar un posible viaje a Marte en el futuro.

Sebastián es uno de los dos ganadores de una beca que da Estrategia Siglo XXI, liderada por el astronauta nacional Franklin Chang y que busca a jóvenes de diferentes áreas que puedan aportar conocimiento a proyectos de la NASA.

El joven pulseó la beca sin éxito en el 2015, 2016 y 2017. Pero no se dio por vencido y ahora la tiene en su poder.

Para llegar a esto, Sebastián tuvo que hacer varios sacrificios. Uno de estos fue dejar su casa en Buenos Aires de Puntarenas a los 16 años, "un lugar de campo, pero bonito", como él lo define.

Lo hizo para estudiar en el Colegio Científico de Pérez Zeledón y adquirir más conocimiento que le permitiera conseguir la beca. En el Científico cursó décimo y undécimo años ya que desde sétimo hasta noveno estuvo en el centro educativo Pindeco, en Buenos Aires.

En Pérez Zeledón vivió en un cuarto alquilado que sus papás le pagaban y tuvo que aprender a cocinar y a lavar.

“Una señora me ayudaba a cocinar, pero tuve que aprender, vivía solo y al principio fue bastante complicado porque no estaba acostumbrado a eso”, explicó.


Sebastián (izquierda) ha representado al país en Olimpiadas de Física en Indonesia y en Uruguay. En la imagen junto a Daniel Ballestero (encargado de la delegación de las Olimpiadas) y su compañero Kevin Quirós. Foto: Cortesía.

Sin tiempo para agüevarse


 

Pulsear la beca tres veces y no conseguirla no desanimó al empunchado Sebastián. Dice que no había tiempo para eso, que estas "caídas" más bien lo motivaron a mejorar y eso fue lo que hizo.

“Me sentía mal por no quedar (seleccionado), pero me di cuenta de que tenía que mejorar muchas cosas y había otros que estaban más capacitados que yo. Lo que hice fue prepararme y ver en qué había fallado para corregirlo”, destacó.

“Es un trabajo extenso durante todo el proceso (previo a la beca), no solo importan las notas, sino también la personalidad, la actitud, la pasión y la madurez. Para que elijan a una persona se hacen todas estas pruebas, buscan que (el becado) sea una persona integral”, añadió.

El futuro físico contó que parte del trabajo que le tocará hacer en Houston consiste en elaborar planes para que los astronautas lleguen bien a Marte en un posible viaje, que no será sencillo. Solo en tiempo se llevaría unos seis meses.

“A algunos les tocará desarrollar la trayectoria más idónea para llegar, a otros se les asignará la forma en que los astronautas estén bien. Vamos a desarrollar varios proyectos que pueden servir en un futuro cercano”, destacó.
Sebastián agregó que otro de sus sueños es trabajar de forma permanente en la NASA. Eso sí, sabe que primero debe aprender muchas de otras facetas para lograrlo.

“Me apasiona el tema del espacio y todo lo que tenga que ver con la ciencia aeroespacial. Me gustaría muchísimo dedicar mi carrera a esto”, afirmó.

Chang es su inspiración


 

Muchos jóvenes en la edad de Sebastián sienten admiración por futbolistas o por cantantes, pero él está mejor enfocado y se inspira en el doctor Franklin Chang.

“Para mí es un héroe, su carrera es muy importante y ha hecho historia. Es una persona muy influyente, ha dejado en alto al país”, dice.

Explicó que aún no conoce conocer al único tico que ha viajado al espacio (siete veces), pero este miércoles podrá hablar con él y de paso le pedirá consejos para realizar un buen trabajo en la NASA.

Lo verá cuando le entreguen la beca de manera oficial en un acto que se hará en el Consejo Nacional de Rectores (CONARE), en Rohrmoser.

Sebastián ve como una posibilidad que haya vida fuera de la Tierra, aunque no quizás como se ve en las películas de ciencia ficción.

“No sé si habrá vida como la conocemos en la Tierra, pero me parece que sí hay de otras formas en el universo. Tal vez haya organismos o pequeñas bacterias, quizá hasta cosas que no conocemos”, dijo.

Sebastián viajará a Houston junto a Leonardo Brenes, otro estudiante tico que ganó la beca y que cursa el último año en el colegio Blue Valley, en Escazú.

En Houston lo acompañará Leonardo Brenes. Foto: Cortesía.